jueves, 18 de febrero de 2016

El Rey y el Sabio

Había una vez un rey que, a pesar de ser extremadamente rico, tenía fama de ser muy generoso y no preocuparse de su riqueza. Cuanto más daba para cuidar a sus súbditos, tanto más se llenaban los cofres de su fabuloso palacio.

Un día, un sabio que estaba pasando muchas dificultades buscó al rey para descubrir su secreto. Pensaba: - ¿Cómo es posible que el rey, que no está versado en las sagradas escrituras y no lleva una vida de penitencia y renuncia, pueda vivir rodeado de tantas riquezas materiales y, pese a ello, no estar contaminado por ellas? Yo, que he renunciado al mundo y conozco todos los Vedas, tengo un montón de problemas y, en cambio, él es virtuoso y todos le aman.
Al llegar delante del rey, le preguntó cuál era el secreto de vivir de aquella forma. El rey respondió:

- Enciende un candil y recorre todas las dependencias del palacio, así descubrirás mi secreto. Aunque con una condición: si dejas que la llama se apague, caerás muerto.
Así fue cómo el sabio visitó todas las salas y dos horas después volvió a donde estaba el rey y éste le preguntó:

- ¿Has visto todas mis riquezas?
Todavía temblando por la experiencia, el sabio respondió:

- Su Majestad, no he visto absolutamente nada. Estaba tan preocupado por mantener la llama encendida que no he notado nada.
Con la mirada llena de misericordia, el rey le habló sobre su secreto:

- Así vivo yo, señor Sabio. Presto tanta atención a mantener la llama del alma encendida que, a pesar de tener tantas riquezas, no me afectan.

Soy consciente de que yo soy quien tengo que iluminar mi mundo con mi presencia y no al contrario.

Esta historia ilustra dos hechos:

- La virtud o el defecto no está en tener las cosas, sino en saber cómo utilizarlas.

- El verdadero esfuerzo se limita a mantener la conciencia interior espiritualmente encendida y no a luchar contra supuestas tentaciones y amenazas.


Extraído del libro La Paz comienza contigo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Hola! Gracias por dejar tu comentario