miércoles, 11 de enero de 2012

La culpa

"Deberíamos utilizar el pasado como trampolín, no como sofá" 
Harold MacMillan


La culpa es una emoción que nos paraliza en el presente, en nuestro aquí y ahora, por algo que ya pasó. Nos reprochamos por la diferencia entre lo que hice y lo que debería haber hecho, entre lo que quiero y lo que se supone que debería hacer.


Si no manejamos la culpa de manera adecuada, podemos bloquearnos y esto es un gran obstáculo para conseguir tus metas. La culpa mal gestionada te puede convertir en una persona pasiva, siendo posible que llegues a creer que ese objetivo que te has propuesto no es para tí, que no eres capaz de conseguirlo o que no lo merezcas.

Puedes identificar la culpa de varias maneras. A nivel físico puedes notar presión en el pecho, dolor en el estómago, dolores de cabeza o de espalda. Quizá te notes irascible o nervioso. Aunque lo que quizá identifiques con mayor facilidad son tus pensamientos rígidos, los autorreproches y las autoacusaciones.

Para aquellos que se autoflagelan cargados de este sentimiento de culpa, os tengo que decir lo siguiente: por mucha culpa que sientas, el pasado no va a a cambiar.
Y cuando se presente la culpa:

- Reflexiona y analiza qué es lo que has hecho y cómo lo has hecho.
- Analízalo sin desvalorizarte.
- Determina cuál es la conducta por la que crees que debes sentirte culpable.
- Busca soluciones y, si es necesario, pide perdón a las personas afectadas.
- Simplemente, y por último, déjalo ir y cierra el episodio.

¡NO DESPILFARRES TU PRESENTE POR ALGO DEL PASADO!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Hola! Gracias por dejar tu comentario